Mar de gentes ausente: escarmiento

Pensé que podría aún encontrar ese caos del cual tanto hablan, ese gentío que tanto se teme, la mítica historia de la migración más grande de la historia humana.

(甲午年腊月三十)

 

_DSC0150

 

Penúltimo día del año y yo que montado en mi nueva pieza de transporte azul me dejé atraer por una de las cuatro estaciones de trenes con las que cuenta Shanghai, una de las cuatro y la más antigua, pensando que quizás me encontraría con una maraña de individuos enlazados a sus maletas y mochilas, ligados a sus lejanos y no a través de sus extremidades ni cuerdas, cordeles u otro artilugio, pero ligados a sus lejanos por una invisible trencilla de expectación y sentimientos de tibieza ante la próxima escena de reencuentro tan añorada por el tiempo de meses entramados en el amorío forzado con esta ciudad amorfa, porque su silueta es imposible de contener en periodo de tiempo alguno.

 

_DSC0186

 

Dejé la yunta de ruedas aparcadas en la sombra y me dirigí hacía el punto neurálgico de emigración, de retorno; a mi sorpresa fue presentado un grupo de personas que no se acercaban de forma alguna al que me había esperado. Yo esperaba ver masas como extensiones de trigo al viento estival y con lo único que me encontré fue un flujo más bien normal de personas que preparadas para sus retornos individuales se dirigían hacia la examinación de seguridad o esperaban por el momento de hacer ingreso al terminal. Decepcionado cogí la cámara y me dediqué a escarbar por alguna imagen que compartir.

 

_DSC0344

 

Lo que vi fue sólo el exhausto impulso final de la ola que humedece una porción de la arena y se pierde presa en ella; no contaba la estación con los números que esperaba retratar y con ese desprecio por el escenario en el que jugué mi papel fotografié a uno que otro, a alguno que como siempre, a aquél que resalta, pero nunca con la pasión que esperaba aflorara en mí al subirme a ese estrado.

 

_DSC0174

 

Me encontré con un pequeño muestrario de los diversos tipos de personajes necesarios para un lugar y momentos como ese: estaban los sonrientes que ligeros podían casi palpar la reunión y la comida echa en falta; vi también al que cargaba con un bulto estrambótico, que viajaba con una mesa nueva y embalada en su caja original, al que a sus espaldas llevaba objetos que no son comunes de un viaje en tren; el de la larga espera y que no tiene dónde esperar, venciéndose al poder del sueño; participó también de la escena la familia cuyos hijos agotados buscan formas diversas de ver el tiempo pasar, no entendiendo el fin de todo lo acontecido; estaba también, y coronaba perfectamente la atmósfera, la sempiterna vigilancia del gobierno impulsando la siempre presente paranoia local.

 

_DSC0288

 

Yo me escabullí entre una esquina y frente a la puerta principal, caminé por la plaza buscando el ángulo en el que la luz del sol se permitía libre de tocar el asfalto y por entre los edificios de la urbe y con mi paso lentificado busqué prevenir el sentimiento de derrota en mi empresa, jugué a fotógrafo y escondido tras un cartel o en la anonimidad de la masa disparé con la intención de compartir acá todo lo que encontrara y fuera de interés para quien fuera a jugar a lector. Espero las fotografías representen algo de lo que fue ese ayer. Yo, escarmiento y de haber un próximo año para mí en esta ciudad, voy a asistir a la estación con más tiempo y retrataré a mucha más gente.

Perdónenme, último día nadie se enoja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s