El estridente sueño del color oculto: espejismo

A veces suelo dejarme perder en edificios ajenos, edificios cerrados por fuera, que no se muestran sino molestos de vernos pasar. Estos edificios guardan secretos intensos, cuantiosos tesoros y una que otra carcajada nerviosa ante la expectación de lo desconocido, tras esquinas truncas y oscuridades profundas; en la calle los muros externos nos repelen sólidos mientras que sus ventanas nos miran con recelo desde sus diversas alturas cristalinas y no sabemos más que dar una mirada con el rabillo del ojo y apurar el paso esperando no tener que pasar más por ese extracto de Shanghai.

 

_DSC0156b

 

(甲午年冬月十四)

 

Hay las veces, en que enfrento el miedo, hay los días en los que me dejo morir dentro de ellos y feroz me veo engullir por sus puertas estrechas, puertas enormes, puertas ecuménicas que representan el mundo en sus dinteles universales, rectangulares y curvas, puertas todas, que me aterran porque después de ellas no sé, porque nadie sabe hasta que ya es tarde, hasta que ya del otro lado eres devorado y en las entrañas del coloso, y tienes que enfrentar el ácido y las palpitaciones.

 

_DSC0087

 

Retratamos una tarde vanidosa en la que nos perdíamos con Bondanza, la moto nos llevaba y a la vuelta de una esquina nos topamos con la imponente venganza de un edificio erguido contra la voluntad y la gravedad. La suerte quiso que ese día la entrada fuera liberada y sin más vestimentas que el miedo nos acogimos en las fauces de este personaje de concreto.

 

_DSC0034

 

Los colores no eran sino los más risueños alrededor pero la escena callaba con estruendo y parecía que el mundo se iba a voltear todo de pronto. Con los pasos quietos y los pies temerosos avanzamos entre los escombros luminosos que parecían respirar. Pero qué sorpresa después de un instante, los escombros respiraban y eran humanos por dentro, humanos vestidos de payasos que no sabían sino reposar tan quietos ellos, tan terriblemente quietos.

 

_DSC0179

 

Niveles y niveles de durmientes payasos; subimos las escaleras y a tientas buscamos ver hasta el último de los caídos, esperando encontrar al que nos dijera qué fue lo que los trajo tanto hasta el suelo, todos tan perdidos dentro de sus mundos tras sus blancos párpados cerrados. No pudiendo entablar mirada alguna que recibiera su reflejo en otros ojos nos volvimos hasta la calle y la moto, recorrimos más de esta ciudad tan llena de edificios que guardan secretos como este preguntándonos si esta esquina o si quizás.

 

Anuncios

2 comentarios en “El estridente sueño del color oculto: espejismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s