La noche del dragón

Ya está bueno de descansos, acá lo que sucedió.

 

(Conteo para la venida del dragón: un puñado de horas)

 

Fue el Domingo 22 y la noche anterior me la pasé ordenando e intentando calibrar elementos necesarios para el viaje, ahora me dedicaba a esperar que una u otra prenda se secara para así empacarla y junto con pasar por el ATM, montarme en un taxi y partir a la cena de despedida del año en las dependencias de Shansong. Esperaba lo peor de lo peor de esta cena, pero se mostró ligera y en la cual no tuve que participar mayormente; no bebí.

 

 

_DSC0146

 

 

Reviso mis notas y no encuentro más allá de unas pocas palabras flacas.

 

Así:

“El frío es espeso y el recinto carece de calefacción, con la única excepción del cuarto en el que me he refugiado para datar el momento; el espacio es demasiado amplio para poder notar un aumento de temperatura, supongo que fuera de la ventana se está bajo cero.

La cena está en sus últimos pataleos y un par de personas ya han abandonado el grupo familiar, los que aún permanecemos en Shansong nos congelamos lentamente.

Esta tarde vi una mueca de nieve agujereando el viento y los rostros descubiertos, no sé si afuera neva o no ahora, sí se oyen los fuegos artificiales que son la antesala de lo que será en el momento de la venida del dragón; trenes del metro pasan frente a las ventanas y se tiñen con los destellos de los fuegos de artificio.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s